Incumplimiento del régimen de visitas

El régimen de visitas es una de las medidas acordadas en el convenio regulador o en sentencia judicial tras una separación o divorcio, donde se fijan las pautas respecto a la relación que mantendrán los padres con sus hijos y los espacios de tiempo en los que el progenitor no custodio puede disfrutar de la compañía de estos.

Sin embargo, se han venido incrementando en los juzgados los conflictos entre progenitores que se encuentran en un proceso de separación o divorcio por incumplimiento del régimen de visitas establecido, bien sea por parte del progenitor que tiene atribuida la guarda y custodia de los hijos o por parte del progenitor no custodio.

Si estás ante una situación en la que tu ex pareja no cumple con los acuerdos establecidos respecto al régimen de visitas de tus hijos, en este artículo te explicaremos qué puedes hacer para exigir el cumplimiento del régimen de visitas, qué motivos pueden ser los que originan el incumplimiento y qué consecuencias puede tener el incumplimiento reiterado del régimen de visitas.

📌¿Qué causas frecuentes se alegan para justificar el incumplimiento del régimen de visitas?

Existen unas causas que habitualmente alegan los progenitores tanto no custodios como custodios para intentar justificar su incumplimiento con respecto al régimen de visitas establecido en el convenio regulador o en la sentencia judicial:

🔹Causas alegadas por el progenitor no custodio

Cuando en un proceso de separación o divorcio se atribuye la guarda y custodia de los hijos a uno de los padres, generalmente con quien conviven de forma habitual, el otro progenitor tiene el derecho y el deber de seguir viendo a sus hijos y compartir tiempo con estos, para promover el bienestar de los menores.

Para tal fin, el régimen de visitas que se suele establecer para que conviva con sus hijos estará condicionado por los siguientes factores: la edad de los menores, la disponibilidad de tiempo del progenitor no custodio y el interés más favorable para el menor. Teniendo estos aspectos en cuenta, se establece el régimen de visitas, que comúnmente consiste en:

Fines de semana alternos, visita intersemanal y vacaciones.

Los motivos señalados frecuentemente por los progenitores no custodios que le imposibilitan cumplir el régimen de visitas son:

  • El horario de trabajo. Es uno de los motivos que más frecuentemente alegan los padres no custodios como impedimento para cumplir con las visitas fijadas.
  • Enfermedad, que afecte al progenitor no custodio o al menor.
  • La madre no me permite ver a mis hijos.
  • Mi hijo no acepta a mi nueva pareja.

Sin embargo, ninguno de estos motivos exime al progenitor no custodio de cumplir con el régimen de visitas establecido, ya que mientras no haya una resolución judicial que modifique el régimen de visitas fijado en sentencia judicial, el mismo debe cumplirse en su totalidad  y el incumplimiento puede generar sanciones legales.

🔹Causas alegadas por  el progenitor custodio

En ocasiones, el progenitor que tiene atribuida la guarda y custodia del menor, quien generalmente es la madre, obstaculiza o interfiere en el cumplimiento del régimen de visitas, impidiendo al otro progenitor el ejercicio de este derecho y privando al menor a relacionarse adecuadamente con sus padres.

Entre los motivos que alegan comúnmente los progenitores custodios se encuentran:

  • No le permitiré ver al niño si no me paga la pensión.
  • No me gusta que mi hijo está con la nueva pareja de mi ex.
  • Para que se va a llevar al niño si se queda con los abuelos.
  • Mi hijo no quiere ir y no lo voy a obligar.

Estas circunstancias son frecuentes  cuando existe un alto grado de conflictividad entre ambos progenitores, lo cual influye en que el menor se niegue a visitar al progenitor no custodio.

👉¿Cómo puedo proceder ante el incumplimiento del régimen de visitas?

Para precisar cómo debemos actuar ante el incumplimiento del régimen de visitas por parte del otro progenitor, primero debemos diferenciar cuál de los padres está incurriendo en el incumplimiento, si se trata del progenitor no custodio o del progenitor custodio, ya que cualquiera de ellos puede llegar a incumplir esta medida

 Los pasos a seguir cuando el progenitor no custodio es quien incumple con el régimen de visitas son:

Determinar si el incumplimiento es algo puntual o reiterado: Si se trata de un hecho puntual que no se manifiesta con frecuencia, como por ejemplo un viaje de negocios o un retraso a la hora de entregar al menor, no se puede considerar incumplimiento a menos de que ocurra varias veces.

En este caso, lo recomendable es documentar los motivos alegados para el incumplimiento, dejando constancia de la comunicación donde el progenitor no custodio indica el por qué no podrá cumplir el régimen de visitas con su hijo.

Tratar de llegar a un acuerdo: Nuestra actitud siempre debería estar motivada hacia el bienestar de nuestros hijos, por eso si ha ocurrido un cambio en los horarios del progenitor no custodio, o un viaje temporal de negocios al extranjero u otro motivo que impida que cumpla normalmente con el régimen de visitas, lo mejor es conseguir un acuerdo.

Si el motivo se extenderá en el tiempo, se puede solicitar un procedimiento de  modificación de medidas, si por el contrario se trata de algo eventual, ambas partes pueden firmar un documento privado o notariado donde se haga constar que están de acuerdo con la situación.

Requerimiento Fehaciente: Cuando el incumplimiento es un hecho reiterado, se debe requerir al progenitor incumplidor por vía notarial, para que quede constancia de que ha sido recibido,  que cumpla con el régimen de visitas establecido.

Reunir las pruebas del incumplimiento: Si continúa el incumplimiento del régimen de visitas por parte del progenitor no custodio luego de recibir el requerimiento fehaciente, se deben recopilar las pruebas que lo demuestren , para lo que pueden ser útiles los mensajes teléfonicos y audios, correos e incluso testigos,  para sustentar la demanda.

Interponer demanda de ejecución de la sentencia o convenio regulador: Esta demanda se debe interponer, por medio de un abogado, en el juzgado que estableció las medidas referentes al régimen de visitas, para que el juez inste al progenitor a cumplir con las visitas en la forma en que están previstas, con la advertencia de que si no cumple con ésta orden judicial, estaría incurriendo en un delito de desobediencia a la autoridad, como lo señala el artículo 556 del Código Penal.

Solicitar punto de encuentro familiar: Cuando hay conflicto en el cumplimiento del régimen de visitas, se puede solicitar al juzgado que las entregas del hijo se realicen en un punto de encuentro familiar, de esa forma el juzgado podrá efectuar un seguimiento de los incumplimientos y quedará acreditado que no hay obstaculización por parte del otro progenitor. 

Pasos a seguir cuando el progenitor custodio incumple el régimen de visitas:

🔺Buscar acuerdos: el progenitor no custodio debe inquirir  del progenitor custodio cuál es el motivo por el cual se opone a entregar al menor, y tratar de resolver la situación buscando un acuerdo. Por ejemplo, si la causa es un atraso en el pago de la pensión de alimentos, el padre no custodio debe ponerse al día con los pagos de este importe o interponer un procedimiento de modificación de medidas si sus ingresos económicos han disminuido sustancial y permanentemente.

🔺Requerimiento fehaciente: También se debe hacer el requerimiento fehaciente al progenitor custodio si este sigue de forma reiterada impidiendo al progenitor no custodio ejercer su derecho de visita al menor.

🔺Recabar las pruebas: Si persiste el incumplimiento del régimen de visitas el progenitor no custodio debe recolectar las evidencias para acreditar el hecho ante el juzgado.

🔺Presentar demanda de ejecución: Se debe abrir el oportuno proceso de ejecución de la sentencia en el que se solicita del juez que requiera al padre o madre que está incumpliendo para que atienda con su obligación de entregar a los menores.

➡️¿Qué consecuencias puede generar el incumplimiento reiterado del régimen de visitas?

Cuando existe un incumplimiento continúo del régimen de visitas fijado, esto puede acarrear las siguientes consecuencias para el progenitor que incumple:

-Multas
-Delito de desobediencia
-Cambio de atribución de custodia
-Pérdida de la patria potestad

📌Multas

Si persiste en la voluntad de incumplir, el juez puede imponer las llamadas multas coercitivas por cada mes que continúe sin cumplir con el régimen de visitas. La Ley no determina la cuantía de estas multas, serán fijadas a criterio del Juez.

📌Delito de desobediencia

Si el juez ha requerido al progenitor que cumpla con el régimen de visitas establecido y éste continúa de forma reiterada y obstinada incumpliéndolo, estaría incurriendo en delito de desobediencia a la autoridad, por lo que puede ser sancionado.

📌Cambio de atribución de custodia

El no permitir al progenitor no custodio ver a sus hijos, puede ser una causa para que el juez determine un cambio de custodia por incumplimiento del régimen de visitas, ya que al negar al padre las visitas a sus hijos, se impide el ejercicio de los derechos tanto de los hijos como de los padres a relacionarse entre sí. El progenitor no custodio puede conseguir la custodia exclusiva ante estas circunstancias.

📌Pérdida de la Patria Potestad

En el supuesto extremo de que uno de los progenitores demuestre que no tiene ningún deseo de mantener el contacto con sus hijos, el progenitor custodio puede interponer una demanda judicial en la solicite que se prive al otro de la patria potestad por incumplir el régimen de visitas, para lo cual deberá demostrar que el incumplimiento es reiterado y grave y que esta solución es la mejor para el menor. Se trata de una situación excepcional, ya que al cortar la relación, esto no solo supone una privación para el progenitor, sino también para el hijo. 

En vista de la consecuencias que puede generar el incumplimiento el régimen de visitas, la jurisprudencia, primando el interés y bienestar del menor, favorecerá el que se mantenga la relación del menor con sus padres, para lo cual es posible que el juez acuerde modificar la forma en la que deben desarrollarse las visitas para evitar que siga el incumplimiento. Sin embargo, salvo que se haga esa modificación a través del juzgado, ambos progenitores tienen la obligación de cumplir lo establecido en sentencia.