Pensión de alimentos del hijo mayor de edad: cuándo y hasta cuándo

La pensión de alimentos es una de las obligaciones derivadas de una separación o un divorcio cuando hay hijos en común y consiste en un importe mensual que debe ser abonado por el progenitor no custodio, que con frecuencia es el padre, al progenitor custodio con el cual conviven los hijos, para sobrellevar los gastos diarios de estos. Además, es un derecho de los hijos, consagrado y especificado en el Código Civil.

No obstante, han venido aumentando los procedimientos en los que el progenitor obligado a pagar la pensión alimenticia reclama la extinción de esta cuando su hijo ha superado la mayoría de edad

Si te encuentras en una situación similar, o estas enfrentando un proceso de separación o divorcio y el hijo en común alcanzó la mayoría de edad, puede que te preguntes ¿Debo pagar alimentos si mi hijo ya es mayor?, ¿Hasta cuándo debo pagar la pensión de alimentos? ¿Cómo puedo solicitar el cese de este pago?, en éste artículo le daremos respuesta a éstas y otras dudas y te explicaremos los aspectos que están implicados en este tema.

📌¿Deben pagarse alimentos para los hijos que superan la mayoría de edad?

Al contrario de lo que muchas personas pueden llagar a pensar, a los hijos mayores de edad también se les puede asignar una pensión de alimentos, como se menciona en el artículo 142 del Código Civil:

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable. Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo”.

Como se desprende del artículo citado, la pensión de alimentos engloba todo los gastos necesarios para vivir. La legislación no fija una edad máxima para recibir una pensión alimenticia. Ahora bien, suele estipularse que aunque los hijos superen la mayoría de edad el derecho a recibir esta pensión no desaparece, ya que comúnmente la mayoría de los jóvenes a esa edad siguen siendo económicamente dependientes de sus padres, debido a que están estudiando o no tienen un trabajo permanente.

De manera que el compromiso de pagar la pensión de alimentos continuará en los hijos mayores de edad en tanto estén presentes una serie de circunstancias definidas en el artículo 93 del código civil:

El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento.

Si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el Juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142 y siguientes de este Código”

En resumen, el que tu hijo esté sobre la mayoría de edad no te libera de proseguir con este abono, ya que de acuerdo a la legislación, el hijo mayor de edad debe seguir recibiendo esta pensión si se encuentra estudiando o si sus ingresos financieros están muy por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Sin embargo, esto no quiere decir que este pago deba realizarse indefinidamente, puesto que el abono de este importe a los hijos mayores de edad está condicionado a ciertos requisitos que estos deben cumplir.

¿Cuándo concluye la pensión alimenticia de los hijos mayores de edad?

La responsabilidad de prestar alimentos termina con el logro de la independencia económica del hijo mayor de edad. Sin embargo, debemos analizar con detenimiento lo que esto implica, ya que el que sea una obligación de los progenitores, no es motivo para que estos hijos saquen ventaja de ello y no se esfuercen por independizarse.

Por eso, la jurisprudencia ha señalado que esta responsabilidad de ambos padres sobre su hijo mayor de edad, y la de costear su educación, solo es aplicable cuando éste demuestre que es responsable y aplicado en sus estudios, ya que si no estudia ni trabaja por voluntad propia, está manifestando un comportamiento que refleja vagancia y flojera, por lo que deja de ser razonable exigir al progenitor no custodio sufragar sus gastos.

El Código Civil establece, en su artículo 152.3, que puede ser eliminada la responsabilidad de pagar alimentos “cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado su fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia”.

La responsabilidad de dar alimentos también puede extinguirse cuando se presenta alguna de estas circunstancias:

  • La muerte del beneficiario o del obligado a pagar.
  • Empobrecimiento del responsable de pagar la pensión, hasta el punto de poner en riesgo su propia supervivencia.
  • Aumento de las finanzas del beneficiario, por ingreso de este al mercado laboral o incremento de su patrimonio.
  • Faltas cometidas por el beneficiario que den lugar a la desheredación.
  • Mala conducta del hijo o falta de aplicación, por lo que pueden perder el derecho mientras dure tal comportamiento.

Por consiguiente, lo esencial es que la necesidad de seguir obteniéndola no sea el resultado de mala conducta o falta de aplicación del hijo y que la capacidad económica del progenitor le permita seguir abonando este pago.

👉¿Cuál es el proceder para solicitar el cese de la pensión de alimentos de un hijo mayor de edad?

Es importante entender que ninguno de los progenitores puede dejar de pagar libremente la pensión de alimentos, incluso cuando tenga razones que lo lleven a pensar que ya no debería pagar más, antes bien, el proceder indicado es pedir por vía judicial el cese de la pensión de alimentos.

Asimismo, cualquier cambio en la pensión también debe tramitarse a través de la misma vía. Para ello el progenitor obligado debe gestionar una modificación de las medidas estipuladas en el convenio del divorcio o en la sentencia, presentando las pruebas que demuestren que han cambiado sustancialmente las circunstancias que estaban cuando se fijó la pensión de alimentos.

Por ejemplo, si el motivo que tienes para solicitar la conclusión de esta pensión es que tu hijo ya tiene un trabajo, deberás demostrarlo. El trabajo de tu hijo debe ser estable porque no se consideran suficientes los ingresos que este reciba al realizar actividades eventuales o vacacionales. En cambio, los ingresos se consideran aceptables cuando son regulares y están alrededor del salario mínimo. Asimismo, si el hijo en cuestión no estudia ni trabaja por decisión propia, o tiene mala conducta, tendrás que presentar las pruebas que así lo acrediten.

Si el caso es que tus ingresos han sufrido una caída permanente y se te hace muy difícil continuar pagando este importe, el juez, al momento de decidir si se mantiene o finaliza el pago, tomará en cuenta tu nueva situación laboral o personal.

De manera que, la extinción de la pensión de alimentos solo puede ser decidido por el juez y no por los padres. Para ello, valorará y considerará todos los factores implicados en el caso para conocer si existe realmente la necesidad por parte del hijo de recibirla y en qué medida éste es responsable de su situación de necesidad.

Mientras tanto, lo apropiado es que sigas pagando la pensión alimenticia, especialmente si así lo determina el convenio o sentencia de separación, y busques asesoramiento de un buen abogado especialista para que inicies el proceso de extinción de la pensión, puesto que el incumplimiento de este pago es una forma de abandono de familia y puede ser perseguido por la vía penal.