Pensión de alimentos: solicitud, modificación y anulación

Cuando se está ante un proceso de separación o divorcio, uno de los temas fundamentales, cuando hay hijos en común, es el de asegurar y garantizar su bienestar. Para ello, una de las medidas fijadas en el convenio regulador o por medio de sentencia judicial para proteger a los hijos es la pensión de alimentos.

De acuerdo a la ley, el progenitor con quien convivan habitualmente estará legitimado para reclamar la pensión de alimentos que le corresponda. Esto aplica tanto con hijos menores de edad, como con hijos mayores de edad que viven en el domicilio familiar y no son independientes económicamente.

De manera que el pago de la pensión de alimentos es una de las principales obligaciones adquiridas al separarse o divorciarse y como se trata de un derecho de los hijos, está especialmente protegido por nuestro ordenamiento jurídico.

Por consiguiente, en este artículo te explicaremos, entre otras cosas, en qué consiste la pensión de alimentos, qué gastos abarca realmente, cómo se solicita y qué hacer cuando hay un incumplimiento en el pago de esta obligación, para que estés preparado al momento de tomar decisiones sobre este asunto.

📌¿En qué consiste la pensión de Alimentos?

La pensión alimenticia es un importe periódico, fijado por medio de Sentencia o convenio regulador, que debe realizar el progenitor que no posee la custodia para colaborar en el sostenimiento de los hijos menores de edad y a los mayores de edad que carezcan de ingresos propios. Esta prestación incluye los gastos básicos de los hijos.

La pensión de alimentos que se fija en favor de los hijos sirve para hacer frente a todos los gastos derivados de su crianza, es decir, todos aquellos gastos previsibles y frecuentes que son imprescindibles para la manutención de los hijos.  

Cuando el hijo es menor de edad, el importe de esta pensión se abona al progenitor custodio del niño, el cual debe destinar estos fondos a los gastos del niño y en interés de estos, el hecho de que sea el que la recibe no lo convierte en acreedor de la misma.

La pensión de alimentos es una de las obligaciones que más genera conflictos en estos casos, por la tensión que suele haber entre los ex cónyuges. Sin embargo, es un deber del progenitor para ayudar en el mantenimiento y sustento del menor y un derecho de los hijos.

➡️¿Qué gastos abarca realmente la pensión de alimentos?

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo”

artículo 142 del Código Civil

Este artículo cubre a grandes rasgos los gastos que incluye la pensión de alimentos, no obstante vamos a desglosarlos en la denominación que comúnmente se les da: Gastos ordinarios y Gastos extraordinarios.

Gastos Ordinarios

Son todos aquellos gastos frecuentes y periódicos, necesarios para la manutención de los hijos. Estos gastos, considerándose los gastos habituales y recurrentes que necesitan los menores en su día a día, son los que se utilizan para establecer el importe de la pensión de alimentos.

Entre ellos se encuentran:

  • Gastos derivados de la gestación y el nacimiento del bebé.
  • Guardería: En caso de requerirse para el cuidado del menor.
  •  Vivienda: Incluye los gastos que conlleva asegurar una vivienda digna al menor.
  • Alimentación: Abarca los gastos de comida y bebida.
  • Vestido: Comprende la ropa y calzado que necesite el menor.
  • Educación: En este punto se incluyen los gastos generados tanto en la educación obligatoria como la superior, tales como los gastos de material escolar, servicio de comedor, transporte, cuota de colegio, matrícula universitaria, etc.
  • Salud: Ocupa todos los gastos relacionados al cuidado de la salud del hijo.

Todos estos gastos, de acuerdo a la ley,  se consideran incluidos en la pensión de alimentos, por lo cual el progenitor custodio no puede pedir dinero extra a su ex cónyuge para pagarlos.

Gastos Extraordinarios

Son los gastos imprevisibles y eventuales que pueden llegar a surgir, por diversas circunstancias, y que resultan igualmente necesarios para el sustento y bienestar del menor. Al considerarse excluidos de la pensión de alimentos, el cónyuge custodio puede acordar dividir con su ex cónyuge el monto de los gastos extraordinarios en partes iguales, exceptuando los casos en los que se establezca de otro modo en el convenio regulador.

Los gastos extraordinarios se suelen diferenciar en dos grupos:

🔹Gastos necesarios

Generalmente asociados a la salud del menor, como por ejemplo tratamientos médicos especiales, compra de gafas, una ortodoncia, etc.

🔹Gastos no necesarios

Relacionados a actividades educativas extracurriculares como por ejemplo clases de inglés, o actividades de ocio del niño.

Que el gasto sea o no necesario es lo que determinará si debe solicitarse o no el consentimiento del otro progenitor. Por ello, en caso de surgir alguna polémica entre ambos al respecto, puede acudirse a los tribunales y solicitar al juez que permita o no dicho gasto.

Asimismo, para precisar qué gastos se consideran incluidos en la pensión de alimentos hay que acudir al convenio regulador o a la sentencia de divorcio. Lo mejor es que estos se describan con la mayor precisión, a fin de evitar futuros problemas.

¿Cómo hacer para solicitar la pensión de alimentos?

En el transcurso del procedimiento de separación o de divorcio, el progenitor con quien conviven los hijos está legitimado para reclamar la pensión de alimentos que les corresponde tanto a sus hijos menores como a los mayores que viven en el domicilio familiar y carecen de ingresos propios.

Los parámetros de la pensión de alimentos se pueden establecer en el convenio regulador presentado de común acuerdo por los progenitores, o en el caso de un procedimiento de tipo contencioso, el juez se pronunciará en la sentencia sobre el monto, cómo será el pago y la actualización de la pensión de alimentos fijada.

🔺¿Cómo se fija la cuantía de la pensión de alimentos?

La cuantía de la pensión de alimentos depende fundamentalmente de las siguientes circunstancias: los ingresos económicos del progenitor que debe pagarla y el número de hijos y sus necesidades. La cantidad del importe se puede fijar por ambos progenitores de mutuo acuerdo o será el juez quien la fijará en caso de no haber acuerdo entre las partes, previa intervención del Fiscal de Menores para garantizar que los menores queden lo suficientemente amparados.

Tal y como establece el art. 146 del Código Civil:

“La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe.”

👉¿Qué hacer cuando hay un incumplimiento en el pago de la pensión de alimentos?

Cuando surge alguna falta en el cumplimiento del pago de pensión alimenticia, esta situación debe ser comunicada al órgano judicial para que éste adopte las medidas legales oportunas, no obstante, siempre es mejor antes de iniciar cualquier acción judicial, proceder de manera extrajudicial abordando al progenitor y requiriendo el estricto cumplimiento del convenio.

El pago de las pensiones alimenticias a los hijos es una obligación que, en caso de ser incumplida de manera reiterada, conlleva una serie de consecuencias que pueden variar entre embargos de cuentas o bienes del deudor, multas, o incluso penas de prisión cuando se comprueba que el incumplimiento es voluntario.

 El Código Penal establece que  se sancionará a quién deje de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro no consecutivos, pudiendo ser condenado por delito de abandono e incluso cumplir pena de prisión que puede variar de 3 meses a 1 año de prisión o pagar multas de 6 a 24 meses.

📌¿Se puede modificar la cuantía de la pensión de alimentos?

Las medidas acordadas en la sentencia de separación o divorcio pueden ser modificadas mediante un nuevo convenio o judicialmente cuando se alteren sustancialmente las circunstancias económicas o personales existentes en el momento de su adopción.

Así, la cantidad que para alimentos haya determinado el juez en cada caso concreto, podría verse incrementada o disminuida en función de las necesidades del beneficiario y del incremento o disminución de los recursos financieros del obligado al pago.

🔹Incremento de la cuantía de la pensión de alimentos

Se puede solicitar un aumento en la cantidad del importe fijado cuando hay un aumento en los gastos necesarios para el sustento de los hijos, por ejemplo cuando éste ingresa a la universidad, se generan mayores gastos educativos.

Otra causa para solicitar este incremento es cuando el padre no custodio devenga ingresos sustancialmente superiores a los que tenía cuando se fijó el monto en la sentencia. Por otro lado, cuando el progenitor custodio tiene una disminución permanente de sus ingresos, también podrá solicitar que se aumente la cuantía de la pensión alimentaria.

🔹Disminución de la cuantía de la pensión de alimentos

El progenitor al que le corresponde pagar la pensión de alimentos también puede solicitar que se disminuya la cantidad del importe si en determinado momento llegara a sufrir un giro en sus ingresos que le hiciera insostenible la pensión acordada o impuesta. También, puede hacerlo cuando la fortuna del cónyuge custodio aumente o las necesidades de los hijos disminuyan. Ejemplo de ello es el acceso al mercado laboral.

Para modificar la pensión alimenticia deberás acudir al juzgado y solicitar un procedimiento judicial de modificación de medidas. Necesitarás demostrar que han cambiado de forma definitiva las circunstancias en las que se calculó la anterior pensión de alimentos, por medio de documentos y pruebas que así lo acrediten.

De no haber acuerdo en la pensión de alimentos de los hijos, el progenitor interesado en que se lleve a cabo la modificación deberá solicitar mediante demanda los términos en que requiere que se modifique, con las respectivas pruebas que lo justifiquen.  

Finalizado el procedimiento, si el Juez considera que procede la modificación solicitada, estas nuevas medidas que se establezcan se harán efectivas y reemplazarán aquellas que se habían determinado en la sentencia de separación o divorcio.

Para finalizar, es importante recalcar que las pensiones de alimentos son para los hijos, no para los progenitores, por lo que la mejor manera de establecerla es de mutuo acuerdo. Por otro lado, la cantidad del importe debe fijarse de forma objetiva y equilibrada, ya que se ven casos en los que  algunos progenitores custodios reclaman cantidades exorbitantes para sacar provecho económico, como también se dan casos en que hay progenitores que aparentan atravesar una insolvencia económica para pagar menos, algo que es para sus propios hijos.