Motivos para perder la custodia de un hijo

Antes de intentar revocar la custodia a tu pareja, es bueno analizar toda la situación, tanto de los cónyuges como la de los hijos, ya que una de las tareas más difíciles de enfrentar al ser un padre o una madre, es perder la custodia de un hijo, no es difícil solo para los padres sino también para los menores en cuestión.

El bienestar de los hijos menores siempre debe ser la preocupación principal de los padres al momento de empezar un proceso de ruptura luego de concretar el divorcio. Los hijos normalmente son los más perjudicados y son quienes sufren a lo largo de su vida las consecuencias de la pérdida del contacto con cualquiera de sus padres.

Pero existen ocasiones donde es inevitable que se presente una situación de este tipo, así que te vamos a explicar cuáles son los principales motivospara perder la custodia de un hijo.

Antes es bueno tener en claro y comprender la diferencia entre la patria potestad y la guardia y custodia, a que hace referencia cada uno en los aspectos de las necesidades y vida diaria de los hijos.

📌Patria potestad y custodia ¿Es lo mismo?

No, ya que la patria potestad está referida a la representación general, cuidado, atención y administración de los hijos menores de edad. Esta es ejercida por ambos progenitores, independientemente de si están o no divorciados. Sin embargo, también en existen motivos de extinción de la patria potestad, por ejemplo, fallecimiento de un progenitor, o de la privación de la misma por orden judicial, ambos supuestos son totalmente validos para la revocación de la patria potestad.

En cambio, la guarda y custodia tiene que ver con la convivencia diaria que se tiene con los hijos. En el caso de una separación o divorcio, dicha custodia puede ser atribuida a la madre, padre o ambos en una custodia compartida.

➡️¿Es posible perder de la custodia de un hijo?

Sí, durante el procedimiento de divorcio y después de que sea dictada la sentencia, es posible que uno de los progenitores pueda perder su derecho de convivir cotidianamente con su hijo. Este tipo de decisiones se fundamentan siempre a favor de la protección del interés superior del menor.

Durante el procedimiento de divorcio se toman en cuenta distintas pocisiones sobre los hijos menores de edad, entre ellas, la decisión de conceder la guarda y custodia de los menores a alguno de sus progenitores. Si se demuestra que es perjudicial o dañino para el menor que uno de sus padres esté bajo la custodia del mismo, el juez podrá tomar la decisión de privarlo de ella.

Después de que la sentencia de divorcio es establecida, el régimen de custodia también puede ser capaz de privar a alguno de los padres del derecho contar con la compañía de sus hijos. En estos casos, el procedimiento será el de modificación de medidas judiciales.

Donde el interés superior del menor garantiza el evitar lo más posible que los hijos se vean perjudicos de alguna manera por las decisiones incorrectas o actuaciones de los padres, la intención de esta decisión es que los hijos logren obtener un buen desarrollo emocional, personal y social.

¿Cuáles son los motivos para perder la custodia de un menor?

Los principales motivos existentes por los que se puede rechazar o denegar a un progenitor el derecho sobre la custodia de sus hijos menores son:

🔹Llevar una vida desorganizada que perjudique la estabilidad del menor.

Al momento que los cónyuges deciden iniciar el proceso de separación y divorcio, lo más importante que estos deben considerar es el bienestar y el adecuado desarrollo en las distintas áreas de los hijos menores.

Si el padre o la madre presentan un comportamiento desorganizado o peligroso, que ponga en peligro la estabilidad o seguridad del menor, este puede suponer la pérdida de la custodia.En el caso de que uno de los progenitores se encuentre en una nueva relación, y sea  la nueva pareja del progenitor quien aflija la seguridad del menor, este también podrá perder la custodia sobre su hijo.

🔹No hacerse cargo de las necesidades del menor.

Es responsabilidad de los padres atender y cuidar diariamente, al menos hasta que alcancen la mayoría de edad, de los hijos. Desatender los cuidados diarios principales de los hijos es motivo fuerte y suficiente para ser privado de la custodia del menor.

Estos cuidados principales comprenden:

Higiene, alimentación, atención médica, seguridad general, faltas injustificadas al colegio, escolarización, etc.

Si el progenitor llegase a abandonar alguno estos cuidados, ya sea de forma directa o indirecta, se puede ver privado de la custodia de sus hijos menores.

🔹Conductas violentas con los hijos o antecedentes dicha causa

Entre los motivos principales para la perder la custodia de un hijo se encuentra el abuso infantil, tanto físico o psíquico. Al tratarse de que uno de los padres agreda psíquicamente al menor, es de lógica que este pierda todos sus derechos de continuar viviendo a su lado.

En casos extremos, si la violencia alcanza niveles muy altos, es posible para el progenitor que pueda ser privado de, no solo la custodia, sino de la patria potestad sobre el menor.

🔹Traslado de residencia que altere el desarrollo del menor.

Si el progenitor que tenga la custodia o desee tenerla se ve en la necesidad de cambiar de lugar de residencia, se tendrá que valorar si este cambio afecta a la vida del menor y en ese caso, en que escala.

El progenitor custodio podrá perder sus derechos si dicho traslado de residencia cambiase de forma radical el estilo y ritmo de vida del menor, esto se debe a que el proporcionar estabilidad en su entorno educativo, social y familiar es escencial para el correcto desarrollo del menor.

🔹El síndrome de alienación parental.

El  síndrome de alienación parental consiste en un trastorno mental que presenta el menor, este es el resultado de la manipulación que pueda ejercer uno de los progenitores en contra del otro.

Si uno de los progenitores realiza dicha acción pretendiendo destruir la relación del menor con el otro progenitor, y para ello utiliza mecanismos de manipulaciones materiales o emocionales, podrá perder su derecho de custodia del hijo.

🔹Tener alguna adicción importante que ponga en duda la capacidad de atender al menor

Cuando el padre o la madre se encuentran en medio del consumo habitual de drogas o alcohol a nivel de adicción resulta motivo totalmente justificado para que estos pierdan la custodia de los hijos menores, sobre todo si dicha adicción del progenitor perjudica el cuidado o estabilidad física y emocional que se le pueda prestar al menor. Este comportamiento demuestra que aquel progenitor no es apto para asumir la custodia de su hijo.

🔹Ingresar en un centro penitenciario

Si un progenitor ha cometido un delito y está en la obligación de cumplir la sentencia ingresando en prisión, la custodia será atribuida al otro progenitor, si este reúne las condiciones necesarias. En caso de que no se considere lo mejor el otro progenitor para poder asumir la custodia, el menor será entregado a los servicios sociales.

👉¿Puede alguien que no sea el padre obtener la custodia de un menor?

En algunos casos especiales, personas que no son los padres del menor podrían aspirar tener su custodia, entre estos están incluidos familiares como abuelos, tíos, tías y amigos cercanos de la familia. Esta situación es denominada como una custodia «no parental» o «a terceros». En algunas situaciones se refieren al objetivo de la tercera persona de obtener la custodia de un menor como obtener «su tutela».