¿Qué es la sociedad de gananciales?

Al iniciar un proceso de separación o divorcio, es importante dejar en claro los aspectos monetarios que ambos cónyuges comparten mediante regímenes económicos matrimoniales, que establecen la atribución de bienes y ganancias obtenidas por ellos luego de la ruptura. En este caso, centraremos nuestra atención en uno de los regímenes económicos más comunes, denominado: Sociedad de gananciales.

📌¿Qué es la sociedad de gananciales?

El régimen económico de gananciales consiste en que se hagan comunes entre los cónyuges las ganancias obtenidas mientras estuvo vigente matrimonio. De este modo, al proceder dichos bienes que ambas partes obtienen, al igual que los rendimientos que proporcione el patrimonio ganancial conjunto, aunado con los bienes individuales de cada cónyuge, se formará la masa ganancial económica del matrimonio.

A través la sociedad de gananciales se vuelven comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos por cualquiera de ellos, que les serán divididos por mitad una vez el matrimonio se disuelva.

Características del régimen económico de sociedad de gananciales

  • Los sujetos o cónyuges, no tendrán cuotas de las que puedan disponer libremente, sino participaciones indisponibles, intransmisibles e irrenunciables sobre las ganancias y bienes dentro del matrimonio.
  • Dicha sociedad estará conformada por los bienes y derechos que constituyen una masa económica con autonomía propia, pero exenta de personalidad jurídica.
  • La administración y disposición de los bienes y derechos corresponderá a ambos cónyuges, gracias esto ellos deberán de actuar de manera conjunta o uno con la aprobación del otro.

➡️¿Qué son los bienes gananciales y privativos?

El régimen económico matrimonial denominado sociedad de gananciales se encuentra integrado por dos tipos de de bienes diferenciados perfectamente: Gananciales y privativos.

🔹Bienes gananciales

Son aquellos que fueron obtenidos o producidos durante la vigencia de la unión matrimonial. Aunque entre estos se descartan los bienes que fueron recibidos por título gratuito, ya que pertenecen exclusivamente al cónyuge al que se hayan donado.

De manera concreta, los bienes que se consideran gananciales los siguientes:

  • Toda remuneración obtenida por el trabajo de cualquiera de los cónyuges.
  • Las rentas o intereses generados por un bien, sea ganancial o por uno privativo.
  • Todos los bienes que hayan sido adquiridos gracias al dinero ganancial o por derecho de retracto de carácter ganancial
  • Las empresas y/o establecimientos que hayan sido creados durante la vigencia de la sociedad ganancia por cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.
  • Toda ganancia obtenida por alguno de los cónyuges en juegos de habilidad y azar.
  • Todos los bienes que hayan sido donados o heredados en  un testamento a los cónyuges de manera conjunta.

🔹Bienes privativos

Estos son aquellos que en la sociedad de gananciales pertenecen exclusivamente a uno de los cónyuges. Comprenden los bienes obtenidos antes del matrimonio o durante el mismo pero recibidos por herencia, legado o donación dirigidos únicamente uno de los cónyuges.

Los bienes privativos, pueden ser originarios o directos, por subrogación o por accesión:

➡️Bienes privativos o directos: Son todos aquellos bienes que le perteneciesen antes de de iniciarse la sociedad a cualquiera de los cónyuges, al igual que los adquiridos a título gratuito durante el régimen de gananciales.

También se consideran privativos todos aquellos bienes  que fueron comprados a plazos antes de comenzar la sociedad, aún cuando la totalidad o parte del precio se cancelase con dinero ganancial.

➡️Bienes privativos por subrogación: Son los bienes que se adquieren durante la vigencia del régimen ganancial a cambio de otros bienes privativos. En el caso en que los bienes se hayan adquirido  de manera privativa pero sólo en una parte, estos pertenecerán al cónyuge en una proporción única a su auténtica aportación.

➡️Bienes privativos por accesión: Las edificaciones, plantaciones y mejoras que se efectúen en los bienes privativos, tendrán un carácter relativo a los bienes a los que afecten. Del este modo tendrán carácter privativo por accesión todo lo respectivo a incrementos patrimoniales incorporados a un establecimiento mercantil u otro género de empresa anteriormente privativo.

Se consideran bienes privativos de cada uno de los cónyuges los siguientes:

  • Todos los bienes que perteneciesen a cada cónyuge antes del matrimonio o de iniciar la sociedad.
  • Los bienes obtenidos en el matrimonio a título gratuito.
  • Todos los bienes que han sido adquiridos utilizando o en sustitución de bienes privativos.
  • Los que han sido obtenidos por derecho de retracto pertenecientes a uno solo de los cónyuges.
  • Toda compensación acumulada por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.
  • La ropa y objetos de uso personal que no posean un valor extraordinario.
  • Los instrumentos necesarios ejercer una profesión u oficio de alguno de los cónyuges, salvo que estos se traten de un establecimiento o explotación de carácter común.

¿Qué obligaciones tiene la sociedad de gananciales?

La sociedad de gananciales deberá cancelar todos aquellos gastos que tengan lugar por alguna de estas causas, de las cuales, en caso de necesitarse para el pago de las mismas, el uso de los bienes privativos de un cónyuge, éste tendrá derecho a recibir una reintegración:

El sostén de la vida familiar, es decir,  la alimentación y educación de los hijos comunes, o en el caso, de los hijos de uno solo de los cónyuges cuando convivan en el mismo hogar familiar, al igual que la compra, posesión y disfrute de los bienes que sean para uso común.

✔Los gastos que generen el mantenimiento y la administración de aquellos bienes, empresa o profesión de ambos cónyuges.

✔Las obligaciones de un cónyuge que sean desempeñadas en beneficio de la sociedad conyugal, vida familiar o en la administración de los bienes.

✔Las donaciones que se realicen por ambos cónyuges en previo acuerdo común, y siempre que no hayan acordado que aquellas se realizarán con dinero privativo.

✔Las obligaciones que hubiesen sido adquiridas por ambos cónyuges en conjunto o por uno de ellos con el consentimiento directo del otro.

✔Las deudas de juego que han sido pagadas, siempre que estas sean moderadas y acordes a la propia economía familiar. Si las deudas resultan no estar pagadas, las mismas serán de cargo de los bienes privativos

✔Las deudas generadas por la adquisición de algún bien ganancial por uno de los cónyuges, respondiendo por el bien adquirido.

En caso de una separación de hecho o divorcio, los gastos de los hijos que estén aún a cargo de la sociedad de gananciales.

🔺Administración y disposición de la sociedad de gananciales

La administración y disposición de los bienes gananciales, como regla general, se efectuará por ambas partes conjuntamente, excepto que en las capitulaciones matrimoniales se haya pactado otra cosa.

No obstante, existen dos excepciones:

1) Que pacten en capitulaciones matrimoniales un sistema diferente al previsto en la ley. Cabe destacar que, en este caso, dicho pacto no podrá ser contrario en ninguna forma a la igualdad de derechos que debe de corresponder a cada cónyuge.

2) La ley contempla una serie de disposiciones especiales que deben ser respetadas, estas para prevenir que se entorpezca la vida de manera económica y jurídica de la familia.

👉¿Cómo administran los cónyuges la sociedad de gananciales?

La gestión y disposiciones de los bienes gananciales corresponden conjuntamente a los cónyuges según  lo acordado en las capitulaciones matrimoniales. Es decir, la gestión de los bienes y derechos gananciales podrá realizarse por ambos cónyuges conjuntamente, o bien por sólo uno de ellos con la aprobación del otro.

Si sucediera que uno de los cónyuges no pueda prestar dicho consentimiento o no quiera prestarlo sin justificación alguna, el otro cónyuge podrá dirigirse al Juez competente, el cual podrá autorizar dicho acto de administración si lo estima preciso y conveniente.

Asimismo, el deber para cada uno de los cónyuges es de dar información completa sobre el patrimonio ganancial frente al otro, o a exigir dicha información por parte de su cónyuge. En el caso de incumplimiento de dicho deber de información, se dará el derecho al otro para que pueda exigir judicialmente la disolución del régimen de sociedad de gananciales.

📌¿De qué manera pueden disponer los cónyuges de los bienes gananciales?

🔹Disposición a título oneroso

Para poder realizar actos de disposición de tipo oneroso sobre los bienes de la sociedad es obligatorio el consentimiento de ambos cónyuges. Si uno lo niega o presenta impedimentos para prestarlo, se podrá pedir un auxilio judicial para la obtener la autorización del Juez competente y así poder disponer de los bienes, el Juez podrá autorizar dichas disposiciones cuando lo considere de interés para la familia.

🔹Disposición a título gratuito

Los actos de disposición gratuitos no cabe autorización judicial subsidiaria y deben ser realizados por ambos cónyuges en conjunto o por uno con autorización previa del otro, a menos que se trate de actos simples o de liberalidad de uso (Regalos o donaciones que sean adecuados y proporcionales al estado económico de la familia) que en cuyo caso podrán realizarse por cualquiera de los cónyuges. Si uno de los cónyuges llegase a fallecer, el otro podrá disponer libremente, y por testamento, de la mitad de los bienes gananciales.  

Aquellos actos realizados por alguno de los cónyuges sin la autorización previa del otro podrán ser anulados por el cónyuge cuyo consentimiento no ha sido concedido. Dicha acción de anulabilidad tiene un plazo de cuatro años, que se comienzan a contar desde el día de la disolución de la sociedad conyugal o del matrimonio, a menos que anteriormente ya se haya tenido conocimiento de dicho acto.

👉¿Cuándo nace la sociedad de gananciales?

El nacimiento del régimen de sociedad de gananciales es producido cuando se celebra el matrimonio, este normalmente es acordado como régimen legal en el caso de no haber otorgado capitulaciones matrimoniales especificando otro régimen distinto o las pactadas han sido ineficaces, o bien en el caso de que los cónyuges, pacten el mismo expresamente en capitulaciones matrimoniales.

Dicho régimen económico no puede ser concebido en algún momento anterior a la celebración del matrimonio, es decir, en el caso supuesto de una pareja que conviviese de hecho.

🔺Extinción de la sociedad de gananciales

En lo que respecta a la extinción, la sociedad de gananciales puede disolverse por alguno de estos 4 motivos:

  • Cuando el matrimonio sea disuelto
  • Cuando se declare nulo el matrimonio.
  • Cuando la separación legal de los cónyuges sea acordada.
  • Cuando en las capitulaciones matrimoniales los cónyuges pacten un régimen económico distinto.

En el escenario de extinción de esta sociedad por causa muerte de uno de los cónyuges, los bienes patrimoniales que integran dicha pierden toda actividad anterior, y sobe estos sólo podrán actuar, y solo para liquidar los mismos, el cónyuge restante y los herederos del fallecido.